Martes, 30 de junio de 2009
Llegó un sábado a La Marina, el bar del Puerto que cobija nuestra especie de cuartel general de la Fundación.

Con modestia ofreció una colección de fotografías en blanco y negro tomadas hace veinte años en la propia Isla del Rey. Eran tiempos de degradación progresiva. Por supuesto dijimos que si. Tenemos un montón de defectos y cometemos cada día errores. Pero, eso si: nos apuntamos a un bombardeo venga de donde venga.

Tomando café, intuimos en el ofertante una biografía fascinante.
 Personalmente comprobé que conocía más puntos y momentos calientes de Colombia que yo mismo. Culto, abierto, cercano de él conocíamos solo su magnifica instantánea de San Joan captando la caída del Caixer Senyor José Mª de Sintas. Todo el que sabe lo que es un caballo, todo el que conoce el ambiente de Ciutadella en fiestas tiene asumido que el “bajarse” del caballo forma parte del evento. En mis tiempos de la Academia de Infantería de Toledo en que descendíamos por unas peligrosas cortadas sobre el Tajo, alguien contaba que se había arrestado a un alférez “por bajarse del caballo sin permiso del capitán”. Pero el capitán sabía, que también podía caerse. Pero allí no estaba Emilio Chamizo.

Bromas aparte, nuestro fotógrafo apareció el domingo en la Isla. Fue fácil convencerle. Queríamos explicarle nuestro proyecto, ofrecerle unos paneles para una exposición temporal de sus fotografías (lo haremos en la Casa del Director). Debíamos decidir tamaños, luces, cronología, comparación con fotos actuales etc. Teníamos entre nosotros a una “joya de la corona” en fotografía, pero…….pero, pero.
El domingo apareció denso. Mas de trescientos visitantes; grupo importante de la colonia inglesa; gentes de Ciutadella; el Lazareto nos remite médicos y enfermeros que -además- nos entregan materiales y libros; representantes del Colegio de Aparejadores unían sus conocimientos a los de Isabel Espiau -muletas en ristre debido a un esguince-, nuestra arquitecta, para apoyarnos. Además tocamos zafarrancho de combate para preparar la procesión del Carmen que se celebrará al sábado 11 de Julio. Ya están las voces de la buena coral de Persones Majors des Cami des Castell preparadas para interpretar la Salve Marinera y unas cuantas habaneras. Nosotros habíamos preparado este DIA unos cubos con cal, preparados para acicalar pasteretas y muros.Por supuesto, los veteranos como José barber o Sema Cardona, se escaquearon. Siempre hay un grupo a quien enseñarle algo. ¿A quien le tocó el cubo de cal?Cuando al final de la jornada presentábamos a Emilio a todo el grupo, apareció este con la ropa, los brazos y los pies llenos de salpicaduras de cal. Alguien sin reconocer galones lo mandó al duro trabajo. ¿Donde quedaba la técnica? ¿Donde la sensibilidad del artista?Emilio, sonrisa en los labios, nos dio incluso las gracias.Está claro que la enfermedad de la locura es contagiosa, igual que la gripe mexicana.

Publicado por ihospital @ 17:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios