Martes, 21 de julio de 2009

 

EL PIANO DE BINIGAUS.

Salió de Alemania allá por 1870 fabricado por I. Voguel, que estampó su nombre en letras doradas. Dos guerras mundiales y otras vicisitudes que desconocemos, hicieron que la marca esté asentada hoy, en Michigan.

Ninguno de nosotros puede recordar como llegó  a Binigaus Nou.

Solo se que Francisco Hernandez Sanz, primo de mi abuelo Miguel, diseñaría los planos para la reforma de las casas de Binigaus Nou cuando este compró la finca, a la vez que mi tío abuelo Remigio, el que ha pasado a nuestra pequeña historia por las postales que nos legó, compraba la vecina de San Adeodato.

La reforma es muy semejante al  trabajo que hizo Hernandez Sanz para la actual Granja Agrícola de la carretera de Fornells. De ahí la similitud entre ambas construcciones.

Binigaus reunía a toda la familia en verano, muchos de cuyos miembros habían estudiado música. Mi abuelo, mi tía Antonia y mi padre tocaban el piano; mi tío Miguel y mi madre el violín. No debe extrañar por tanto que se comprase el Voguel, imagino que de segunda o tercera mano.

Este, tuvo una vida paralela a la de nuestros antepasados. Requisado en 1936 sin saber adonde  fue a  parar, se recuperó en 1940 en unos almacenes de la Estación Naval de Mahón. No puedo decir mas que lo que me contaron. Yo nací en el 41.

Luego el piano siguió las vicisitudes de la finca: descapitalización, falta de interés, abandono, pérdida de patrimonio, venta. Algo común que  ha pasado en Menorca. No hemos sido capaces de conservar el legado que heredamos. Todos somos responsables, aunque nos justifiquemos y encontremos  excusas al decir que al vivir y trabajar fuera de la Isla, hemos descuidado nuestros “asuntos internos”. No es Binigaus ni mucho menos el único el ejemplo.

Pero el año pasado, decidimos salvar el piano. La carcoma se había enseñoreado de sus maderas; las ratas ubicaron su escondrijo en el interior del arpa; habían desaparecido los candelabros; había manchas de cera por doquier. Destemplado, triste, carcomido, solitario, lo encontramos en el primer piso de las casas.

No obstante, no fue difícil deslindar propiedades cuando dijimos que su restauración iba encaminada a ubicarlo en la Isla del Rey.

Faltaba saber quien se atrevía.

Lo encontramos. Encontramos quien lo bajase del primer piso; encontramos quien nos lo trasladase; encontramos quien se hacia cargo de su recuperación. El “núcleo duro” lo hallamos en el propio querido pueblo de Es Migjorn en el que sirvió como “mestre” Juan Francisco Tudurí, nuestro restaurador.

Con paciencia cartuja, Juan Francisco ha desmontado pieza a pieza; ha saneado, lijado, recompuesto durante un año,  nuestro piano.

El pasado sábado día 4 de Julio, presente y sufriente el restaurador, vio como era trasladado en barca de goma a la Isla del Rey. El lunes 6  recibió los últimos cuidados “in situ”: demasiados dedos y marcas de manos sobre las relucientes maderas. Finalmente, en un acto sencillo, el sábado 11 de Julio, coincidiendo con la procesión marinera de Nuestra Señora del Carmen, dimos por finalizada la recuperación y celebramos su nuevo emplazamiento. El piano necesitaría para estar “operativo” una nueva máquina. Ya estamos buceando en Internet para conseguir una. ¡Capaces somos de ir  a Michigan a por ella!

¡Alli ha quedado, en nuestra sede de la Casa del Capellán! ¡Esperamos que por muchos años! Ha cambiado la sequedad de las tierras del sur, por la humedad del Puerto.

Testigo de mas de ciento cincuenta años de nuestra vida, seguirá vigilante nuestro laboreo por la Isla del Rey, formando parte de nuestra propia alma como comunidad.

¡Gracias Juan Francisco, por habernos comprendido y ayudado!

Luis Alejandre

Mahón, El Carmen 2009


Publicado por ihospital @ 8:56
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por nrghughes
Domingo, 26 de junio de 2011 | 20:11

Hola Luis. Me ha encantado tu articulo sobre la restauracion del piano en Binigaus.  Estuve paseando por Menorca la semana pasada y al buscar la Cova dels Coloms me encontre con el antigup caserio de Binigaus Nou.  Me parecio una casa y uno terreno muy mitico y precioso.  Te queria preguntar si sabes algo sobre la historia de Binigaus Nou y que es de ella estos dias ya que parecia bastante abandonado el lugar. Un cordial saludo, Nicholas Hughes (  [email protected]  )