Domingo, 11 de abril de 2010

Como entrañable definiría la visita de nuestro Obispo D.Salvado Jimenez acompañado del Párroco de Santa Maria D.Josep Manguan a la Isla del Rey, hoy domingo 11 de Abril.


Mas que puntual, conduciendo su utilitario, se nos presentó en Fontanillas como uno mas. Pero no era uno mas. Era nuestro Pastor, que esperó a las celebraciones de Pascua para acompañarnos. Y la verdad es que el tiempo acompañó. La Isla del Rey en estas mañanas de primavera es irrepetible. Hay luz por todos lados, aire fresco –el que buscaban aquellos médicos del XVIII- y un relativo buen ambiente festivo. De vez en cuando se rompen ciertas formas de corrección porque los “cantons” pesan lo suyo, porque los adoquines que pone Manolo Cano no pueden pisarse o porque no se quien ha dejado la manguera del agua, abierta.

 Una tercera parte del grupo andaba contenta con su Barça; a  otra  mas blanqueada se la veía  tristona y un amplio grupo que “pasa” de fútbol se reía de ambas.

La Misa celebrada en la recompuesta Capilla tuvo sus momentos de recogimiento, de reflexión y –por supuesto- de alegría. Hubo un recuerdo para aquellos médicos, enfermeros, barqueros ,religiosas que sirvieron en aquellas instalaciones; hubo un recuerdo para los enfermos de cien paises que allí curaron ; hubo un recuerdo para los voluntarios que en estos cinco años nos han  dejado: el Dr.Quetclas, Sayo, Clemente, José Luis.

Testimonio importante el de nuestro Obispo. Siempre decimos que peleamos por el cuerpo –las instalaciones del Hospital- pero también por su alma. Y  nuestra alma pasa por momento difíciles, porque sentimos la crisis en casa de nuestros donantes y amigos que no pueden ayudarnos mas. Y cuando absorbemos personas de las listas del paro o de los trabajos en beneficio de la comunidad, nos encontramos con que tenemos dificultades para dotarles de trajes y equipos de seguridad o que no podemos comprar pintura o cemento porque hemos agotado los créditos. Y perdemos una gran capacidad de trabajo , rendimiento y –lo mas triste- de ilusión.

Hoy, necesitábamos el aliento. Necesitábamos saber que hay esperanza. Y que aunque las fuerzas del mal parece que siempre triunfan –hablamos de millones en fianzas y en corrupciones como si hablásemos del tiempo que hará mañana- alguien nos tiene que recordar alguna parábola sencilla, anclada en la fe de nuestra cultura cristiana. ¡Nuestro Obispo supo transmitirla!

Sencillamente:gracias.

Luis Alejandre

Domingo 11 de Abril 2010


Publicado por ihospital @ 22:18
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Montse Galindo
Viernes, 16 de abril de 2010 | 23:47
Estoy feliz de haber podido ir a conocer ?sta isla que tantos a?os he mirado desde Es Castell.
Enhorabuena a todos los que habeis luchado por conseguir lo que habeis conseguido y ?nimo para seguir haciendolo, es maravillosa vuestra labor.
Hoy ya soy una peque?a colaboradora y espero `poder aportar mi grano de arena colaborando en los trabajos que hagan falta.
Este Domingo no podre ir porque tenemos la salida al Toro, pero me despido hasta el pr?ximo Domingo.
Un abrazo.
Montse.